A pesar de la voluntad de donar hay una gran necesidad de órganos

Nick Korte y su hermana Caitlin, antes de la muerte de Nick en el 2012.  (Fotografía cortesía por la Familia Korte)
Nick Korte y su hermana Caitlin, antes de la muerte de Nick en el 2012. (Fotografía cortesía por la Familia Korte)

A la edad de 15 años, Nick Forte llegó a casa con su permiso de manejar en mano, fastidiando a sus papás para que aceptaran darle permiso de poder ser un donador de órganos en cuanto tuviera la oportunidad. Cinco años después, el 9 de noviembre de 2012, Nick se encontraba en el hospital con muerte cerebral a causa de una herida de bala en su cabeza.

“Sabíamos que donar sus órganos era algo que él quería”, dijo Caitlin Korte recordando el día en que su familia finalmente decidió donar los órganos de Nick. Su muerte terminaría ayudando a 75 personas por medio de la donación de sus órganos y tejidos.

De acuerdo a la organización Donate Life AZ, la cual se encarga de registrar a los donantes de órganos en Arizona, alrededor de 54 por ciento (2.6 millones) de los ciudadanos del estado están registrados como donantes, un índice que casi es el doble que el promedio nacional. Dicho esto, la donación de órganos destinados para salvar vidas aún se encuentra a una calidad suprema a nivel estatal, así como también a nivel nacional. Actualmente en el estado de Arizona, hay 2,342 candidatos en la lista de espera para recibir un trasplante de órgano, la mayoría (1,957) necesitan riñones. En Arizona hay un promedio de aproximadamente 38 meses de tiempo de espera para conseguir un riñón.

A pesar de la gran voluntad que hay de donar órganos, los donantes ya fallecidos siguen siendo la mejor opción y también la mayor cantidad de ellos pueden donar un riñón, y francamente no hay suficientes personas que mueran de una manera que les permita donar sus órganos, tal como Nick Forte.

Cantidad de donaciones de órganos,  receptores de órganos y  la lista de espera entre los años 2003 y 2013. (Cortesía de la Red de Adquisición y Trasplante de Órganos [OPTN, por sus siglas en ingles])
Cantidad de donaciones de órganos, receptores de órganos y la lista de espera entre los años 2003 y 2013. (Cortesía de la Red de Adquisición y Trasplante de Órganos [OPTN, por sus siglas en ingles])

De acuerdo a Jacqueline Keidel de la organización Donate Life AZ, en el año de 2014, 158 arizonenses salvaron 427 vidas por medio de la donación de sus órganos. A pesar de que estas parecen ser cifras muy elevadas, es solamente el 18 por ciento de las personas actualmente esperando una donación de órgano, y la lista de espera sigue creciendo a un índice más alto comparada con la lista de donantes elegibles. De acuerdo a la Red de Adquisición y Trasplante de Órganos (OPTN, por sus siglas en ingles), una organización que forma parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos, a nivel nacional, un promedio de 21 personas mueren a diario esperando un trasplante.

¿Por qué es que el número de personas en la lista de donación de órganos está creciendo bastante rápido? Actualmente a nivel nacional, hay 122,531 personas esperando la donación de un órgano. Muchos culpan a la epidemia de la obesidad. Pero el diagnóstico más común para las personas en la lista nacional de espera de trasplantes de riñones es diabetes tipo II con 29,736 personas. Esto se sigue por hipertensión nefroesclerosis, con una cifra de 21,899, esta enfermedad sucede cuando una persona sufre de hipertensión hasta el punto de causar fallo renal. Ambos de estos diagnósticos son el resultado del sobrepeso, lo cual se les llama comorbilidades relacionadas con la obesidad. Estas dos enfermedades por sí mismas constituyen más de la mitad en la lista de espera nacional para recibir una donación de órgano.

Para la Familia Korte, los receptores de los órganos de su hijo y hermano, representan un legado de vida que Nick dejó. La familia aún sigue en contacto y son buenos amigos de Jaken Kasper, quien recibió el trasplante de los dos riñones de Nick.

La Familia Korte (a la izquierda) posa con Jaken Kasper, el receptor de los pulmones de Nick. Jaken Kasper, (al centro) mostrando una fotografía de Nick Korte y su familia  (a la derecha). (Cortesía de Donate Life AZ)
La Familia Korte (a la izquierda) posa con Jaken Kasper, el receptor de los pulmones de Nick. Jaken Kasper, (al centro) mostrando una fotografía de Nick Korte y su familia (a la derecha). (Cortesía de Donate Life AZ)

“Nuestras mamás aún se envían mensajes de texto a diario”, dijo Korte. Muchas personas le preguntan por qué sigue en contacto con las personas que tienen los órganos de su hermano, puesto que eso solamente prolonga el dolor de la muerte de su hermano.

“Lo que no entienden es que gracias a lo que hizo mi hermano, puedo ver a estas personas vivir y respirar”, dijo Korte. El trasplante original de pulmón que Kasper recibió de Nick, fue rechazado por su cuerpo, pero afortunadamente recibió otro trasplante poco después de eso. A pesar de esto, Korte insiste que ella y su familia tomaron la decisión correcta al donar los órganos de Nick.

“Ese es el lado positivo”, dijo Korte, “porque si él no hubiera tomado esa decisión, de ser un donante de órganos, y si no la hubiéramos llevado a cabo, solamente se hubiera muerto. Y eso hubiera sido su fin”.

Tanner Clinch es un reportero para Arizona Sonora News, un servicio de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Arizona. Para ponerse en contacto con el envíe un mensaje a su correo electrónico: tclinch1@email.arizona.edu

Traducido por Maritza Flores Campuzano / Editado por Lizeth Castellanos

Haga clic aquí para fotos de alta resolución.

Leave a Reply

Your email address will not be published.