‘Helldorado perdurará’

Los Vigilantes de Tombstone presentan su histórico y divertido espectáculo de armas el sábado del Helldorado. El incidente del tiroteo ocurrió el día siguiente.  (Fotografía por Emily Lai/Arizona Sonora News)
Los Vigilantes de Tombstone presentan su histórico y divertido espectáculo de armas el sábado del Helldorado. El incidente del tiroteo ocurrió el día siguiente. (Fotografía por Emily Lai/Arizona Sonora News)

El fin de semana del día de Helldorado es una tradición vital para Tombstone; pero muchos se están preguntando si esta tradición será amenazada después del tiroteo que ocurrió durante una representación de una pelea callejera.

Barbara Furnas, una miembro del consejo de Helldorado, se siente segura de que no va ser amenazada. Según ella, “Helldorado perdurará”.

El festival es el evento más grande del año. Simboliza el fin de un largo y duro verano y el comienzo del invierno, su temporada concurrida. Es una celebración de tradición e historia, y reúne a la gente de todo el mundo.

Jan Robinson, la ex miembro de los Pistoleros de Arizona posa en su vestimenta tradicional color rosa fiusha y negro del Viejo Oeste. El disfrazarse es una gran parte de Helldorado. (Fotografía por Emily Lai/Arizona Sonora News)
Jan Robinson, la ex miembro de los Pistoleros de Arizona posa en su vestimenta tradicional color rosa fiusha y negro del Viejo Oeste. El disfrazarse es una gran parte de Helldorado. (Fotografía por Emily Lai/Arizona Sonora News)

“Es un escape agradable de toda la negatividad y la toxicidad en el mundo actual”, dijo Jan Robinson, quien vive en la ciudad de Tucson y quien fue una miembro de los Pistoleros de Arizona por muchos años. Hoy en día, ella asiste al festival para divertirse y encontrarse con sus amigos. Está vestida de pies a cabeza con un traje tradicional del viejo oeste de color rosa fiusha y negro. “La gente viene aquí para dejarlo todo atrás por un instante mientras regresa al pasado. Yo pienso que la gente muere de ganas de experimentar la historia del Viejo Oeste”. Cuando ella ve a la cámara sonríe instintivamente y posa mientras hombres vestidos en botas y sombreros de vaquero la miran fijamente.

“¿Digo, dónde más se puede encontrar esto?”, preguntó Sylvia Scott, un residente de Tombstone. Ella está completamente disfrazada y está sentada en un banco fuera de la Taberna Doc Holliday’s Saloon. En las manos tiene un iPad y un cigarrillo encendido.

“Parece ser el Halloween las 24 horas del día porque todos están siempre disfrazados y juegan como si fueran niños”, explicó Scott. Es una gran parte de la atracción porque, ‘todos tienen un poco de actor dentro de ellos’. Es muy divertido”, afirmó Scott.

El espectáculo de armas que presenta los Vigilantes de Tombstone siempre ha sido divertido, hasta que uno de los actores disparó cinco balas de munición real. El incidente manifiesta la falta de seguridad de armas en Tombstone.

“Sorprendentemente, nadie fue gravemente herido o matado”, explicó el representante Ivan Bernal de la Oficina de Alguaciles de Tombstone.

El incidente tiene preocupado a muchos.

“Fue un error estúpido e imperdonable que le pudo haber costado la vida a gente. Además, dañó la reputación de las recreaciones históricas en Arizona”, declaró Neil Thomas, el presidente del grupo los Prescott Regulators and Their Shady Ladies, una organización de actores históricos sin fines de lucro. Casi 30 de los 70 miembros del grupo asistieron a Helldorado por el fin de semana.

Thomas cree que el incidente, que casi fue una tragedia, se hubiera podido prevenir si los coordinadores del evento hubieran sido más cautelosos.

“Verdaderamente fue un error a punto de suceder”, declaró Thomas, quien ha estado viniendo a Tombstone por muchos años. Él ha observado constantemente errores en el protocolo básico de seguridad de armas en el pueblo.

Pero no son las armas las que atraen a la gente que viene a los Días de Helldorado.

La tradición, el clima, la reunión, la atmósfera amigable, la nostalgia, la historia y la pura diversión, son algunas de las palabras que la gente usó cuando se les preguntó por qué vinieron a Helldorado este año.

Otra gran parte de Helldorado es la multitud de motociclistas que vienen de todo el país y que andan lentamente por el pueblo con sus viejos chaquetas de cuero y sus espuelas brillantes.

Vincent Ayub es de Tejas y ha manejado su Harley-Davidson a Tombstone los últimos cinco años para reunirse con sus amigos, quienes también viajan a Tombstone por motocicleta. “Estamos montados en caballos de hierro y los vaqueros estaban montados en caballos verdaderos. Nos gusta montar y estoy seguro que a ellos también les gustaba”, dijo Ayub, al mismo tiempo que ataba a su cabeza un casco negro metálico brillante. “Hoy en día, todo está tan modernizado y al tanto, que nos gusta regresar a las raíces. Es divertido y educativo”.

Los visitantes se reunieron el fin de semana para escaparse a una vida más simple pero más dura. Es una tradición que tiene 86 años, y solo el tiempo determinará si el festival será afectado por el tiroteo.

Las nuevas reglas que se implementarán, determinarán si el grupo, los Prescott Regulators and Their Shady Ladies, regresarán el próximo año, enfatizó Thomas.

Bob Lowe, el dueño del O.K. Corral, piensa que la publicidad nacional del tiroteo podría atraer a más visitantes. “No sé si el tiroteo afectará al festival del Helldorado o a Tombstone. La gente recuerda su nombre, no el contexto”.

Furnas cree que todo estará bien para el futuro del festival y del pueblo.

“Helldorado tiene grandes aficionados y no creo que el tiroteo vaya a tener un gran impacto”, afirmó ella. “Pienso que los tres días del evento fueron exitosos. El festival continúa con una tradición que viene ocurriendo por muchos años y no siento que el incidente del domingo vaya a afectar al futuro del evento”, enfatizó Furnas.

Emily Lai es una reportera para Arizona Sonora News, un servicio de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Arizona. Para ponerse en contacto con ella envíe un mensaje a su correo electrónico: emilylai@email.arizona.edu

 Traducido por Andrea Varela / Editado por Lizeth Castellanos

Leave a Reply

Your email address will not be published.