El problema que presenta el desmoronamiento de los establecimientos en Tombstone

El restaurante de Vogan’s Alley Bar and Grill ha estado cerrado por meses. Al bar le falta una pared nueva, un techo nuevo y una restauración estructural. (Fotografía por Kethia Kong/ Arizona Sonora News Service)
El restaurante de Vogan’s Alley Bar and Grill ha estado cerrado por meses. Al bar le falta una pared nueva, un techo nuevo y una restauración estructural. (Fotografía por Kethia Kong/ Arizona Sonora News Service)

Supuestamente iba a ser un fin de semana del día del trabajador ocupado para La Compañía de Aceite y Vinagre de Tombstone, (Oil and Vinegar Company en inglés). Los días festivos siempre ha causado un incremento de turistas al viejo pueblo del oeste. Pero cuando la pared del negocio de a un lado se desmoronó, igualmente lo hizo los ingresos de la compañía de aceite durante el fin de semana.

“Nos forzaron a cerrar porque nos faltaba un lado de la pared”, informó Christine King, la dueña de La Compañía de Aceite y Vinagre. “Nos dañó mucho porque perdimos la oportunidad de obtener muchas ganancias”.

Aunque la pared entre El bar de Vogan’s Alley y la compañía de aceite no es la única estructure descuidada en el pueblo. Alrededor de Tombstone hay docenas de edificios desgastados y abandonados. Unos como el motel de Bella Union’s Adobe Lodge, han estado abandonadas por más de una década. Otras como el restaurante Tombstone Gourmet restaurant no solamente les falta una pared. Le falta toda una mitad.

Es un asunto que ha dejado con la duda a muchos, ¿por qué la ciudad no se ha encargado de reparar su distrito histórico?

La falta de progreso

Es una pregunta que se hace King a sí misma.

Casi tres meses después y a su negocio aún le falta la pared. La única cosa que ha cambiado es que la madera expuesta se a cubierto con envoltura de plástico.

La visualización de los diferentes aceites y vinagres que solía ser hermoso, ahora es una mistura de ambos en la pared que aún queda.

Es un problema que es cada vez es más difícil de ignorar. No solamente para ella, sino para sus clientes también.

“Es una irritación visual”, comparte King. “hay veces que vienen personas a la tienda, ven la pared y se van”.

Pero la falta de reparación no solo continúa dañando sus ventas, también King se preocupa por la seguridad de su propio negocio.

“Ya no me siento segura en la instalación, en verdad ya no”, expresó King. “¿Acaso no hay un servicio que es ofrecido por la ciudad para ayudar a los dueños de los negocios con las reparaciones?”

Las regulaciones y reglas de la ciudad

Desafortunadamente, la solución no es tan sencilla.

“La ciudad nunca se encarga porque legalmente no lo pueden hacer”, discutió Mac McMillan, el inspector de los establecimientos de la ciudad. “Es propiedad privada así que es responsabilidad del dueño de la propiedad”.

En otras palabras, significa que el cambio tiene que ser de los dueños. Pero, ¿qué es lo que pasa cuando el dueño no se encarga del mantenimiento de la propiedad?

La ciudad puede tomar acciones.

“Si estamos inspeccionando una instalación y encontramos algo, entonces podemos presentar una notificación. Si no cumplen reciben otra notificación. Si la ignoran, se toma acción legal y serán cargados con un delito menor por el departamento del mariscal”. Dijo, McMillan.

Los códigos de la ciudad de Tombstone dicen que el incumplimiento de la regulación de estos establecimientos puede resultar en multas de hasta $300 o encarcelamiento por seis meses.

Pero, este acontecimiento no ocurre comúnmente. Esto es porque las instalaciones no son inspeccionadas muy seguido.

“Las inspecciones solamente se hacen cuando hay un acontecimiento, construcción o queja”, mencionó McMillan.

En otras palabras, un gran numero de instalaciones que se están desmoronando no se han inspeccionado por años. Si llega a ser lo suficientemente grave, la ciudad sencillamente decide que la instilación no se puede utilizar, dice McMillan.

Un vistazo de la parte trasera del restaurante Tombstone Gourmet. Tal como el restaurante de Vogan’s Alley Bar and Grill y el de Bella Union, en que los negocios han estado fuera de comisión por algún tiempo. (Fotografía por Kethia Kong Arizona Sonora News Service)
Un vistazo de la parte trasera del restaurante Tombstone Gourmet. Tal como el restaurante de Vogan’s Alley Bar and Grill y el de Bella Union, en que los negocios han estado fuera de comisión por algún tiempo. (Fotografía por Kethia Kong Arizona Sonora News Service)

Los dueños de los negocios

Los dueños irresponsables que no cuidan su propiedad no es algo nuevo para Bob Love, el dueño del O.K. Corral y el Epitafio de Tombstone. El ha visto a muchos que llegan y se van a lo largo de los años.

“El problema es que estos dueños vienen, se apresuran a comparar e intentan revender por una ganancia enorme”, agregó Love. “Así no es como funciona”.

Eso fue exactamente lo que le paso al dueño de Bella Union, según Love. Es lo que al fin de cuentas los condujo a la quiebra.

Love razona que los compradores tienen que hacerlo con buenos motivos. Su motivo en comprar el Epitafio de Tombstone fue para preservar la rica historia de Tomstone.

“Tienes que apreciar la historia de este pueblo e intentar protegerlo”, mencionó Love.

Steve Goldstein, el dueño del Café Margarita, La cantina de Big Nose Kate, el restaurante de Longhorn, Harley-Davidson de Tombstone y el Ropero de Shady Lady comparte la misma filosofía.

“Quise comprar y reparar estos lugares porque me encanta Tombstone. Me encanta su historia y quiero conservarla”, afirma Goldstein. “Estos otros negocios fracasan porque no dedican lo suficiente de sus vidas a sus negocios”.

Mirando adelante

En el futuro cercano, no parece un problema que será resuelto dentro de poco. Es una solución que requiere dueños de negocios responsables que están dedicados a invertir una gran cantidad de su tiempo a la reparación de estas instalaciones viejas e históricas.

No solo es la reparación, es la reparación con autenticidad en la mente.

Si las instalaciones se convierten muy modernizadas, la ciudad en conjunto estará en peligro de perder su estatus de Monumento Histórico Nacional, como se anunció una década anterior por tucsoncitizen.

Por mientras, muchos están esperando un cambio. Al igual que las instalaciones viejas del pueblo, algo se tiene que dar.

Kethia Kong es un repotero para Arizona Sonora News, un servicio de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Arizona. Para ponerse en contacto con el envíe un mensaje a su correo electrónico: kkong@email.arizona.edu

Traducido por Hiriana N. Gallegos / Editado por Lizeth Castellanos

 Haga clic aquí para fotos de alta resolución.

Leave a Reply

Your email address will not be published.