El ambiente sorprendente del cuenco del Río Yaqui

Una corriente fluye al lado de los álamos en el refugio San Bernardino National Wildlife Refuge. Fotografía por Nicolas Cada/Arizona Sonora News Service
Una corriente fluye al lado de los álamos en el refugio San Bernardino National Wildlife Refuge. Fotografía por Nicolas Cada/Arizona Sonora News Service

Asentado en el cuenco del Río Yaqui a 19 millas al este de Douglas, por el camino de Gerónimo, se encuentra una maravilla ecológica desconocida por muchos.

Este lugar único donde Arizona, Nuevo México y México se encuentran es el resultado del choque de cuatro inmensamente diferentes regiones ecológicas. La Sierra Madres, las montañas Rocosas, el Desierto de Sonora y el desierto de Chihuahua convergen para formar un humedal insólito en un lugar donde el agua es escasa.

En 1982, el Refugio Nacional de San Bernardino de la Vida Silvestre fue establecida para ayudar en la protección de este oasis en el sureste de Arizona.

“Lo más particular del refugio es la cantidad de agua”, dijo Chrostipher Lohrengel, el subgerente del Refugio Nacional de San Bernardino de la Vida Silvestre, “Eso no se ve en Arizona fuera del Río Colorado”.

Ríos pequeños y arroyos desviándose del Río Yaqui en México proporcionan a este lugar con agua.

Debido a la abundancia de agua, el refugio es el hogar de una gran variedad de pájaros, mamíferos, reptiles y anfibios. El refugio es hogar incluso de muchas especies que no pueden sobrevivir en el ambiente áspero y árido del Desierto de Sonora. Una variedad de sapos, ranas y tortugas hacen sus nidos en estos humedales.

El refugio es excelente para la excursión y la fotografía de vida silvestre. La cacería de paloma, codorniz y conejo  también es permitida en el refugio en lugares designados.

Después de una excursión corta de la entrada del camino de Gerónimo los visitantes llegan a un mirador. A distancia, a través de la frontera en México, las montañas de Peloncillo cubren el horizonte. Hacia abajo, hay una dispersión de pequeños lagos en todo el paisaje dando apenas una indicación de la cantidad de agua que hay.Outlook

Los visitantes notan que los arbustos desérticos disminuyen para revelar el oasis herboso oculto, praderas intersectadas por corrientes de arroyos y riachuelos pequeños, durante la excursión hacia abajo del cuenco. Los visitantes que exploran el refugio a fondo pueden seguir caminos cruzando por los álamos que revelan arroyos, lagunas y un cementerio chico.

El refugio implora ser fotografiado. Tres halcones con la cola roja, vuelan alto en busca de alguna presa. Adentro de un lago los patos nadan arriba de un banco de especies de peces protegidas por el Río Yaqui. Pájaros de caza menor como el codorniz y las palomas hacen sus nidos en los álamos.

Más de 350 especies de pájaros se han documentado en el refugio y algunas de esas especies no pueden ser encontradas en ninguna otra parte de los Estados Unidos. Según Lohrengel, casi 6,000 personas visitan el parque anualmente y es una de las destinaciones más populares para la observación de aves en el condado de Cochise.

JackRabbitLa atracción más grande al refugio es la vida silvestre. Mientras que otros parques nacionales y monumentos tienen caminos de excursión más intensivos y de campamento, la cantidad y diversidad de la vida silvestre es inigualable.

Es la razón por la cual la protección proporcionada por el Sistema de Refugio Nacional de Vida Silvestre es tan importante. Este oasis en el desierto es hogar de muchas especies que no pueden sobrevivir las condiciones severas del desierto. Sin este refugio, este lugar único y sus habitantes estarían en peligro de extinción.

Localizado anexo del refugio está el Rancho Slaughter, un ranchito construido a lado de la orilla del lago. Nutrido por el lago, un mar de zacate verde llena la propiedad completamente. El rancho originalmente era el hogar del pistolero del Viejo Oeste John Horton Slaughter. Quien fue elegido sheriff en el condado de Cochise en 1886 y trabajó para deshacerse de los delincuentes. Slaughter era el responsable de rastrear y capturar a Gerónimo, el jefe Apache legendario que fue capturado en el Rancho de San Bernardino en 1886.

El Rancho Slaughter hoy en día es un museo para esos que están interesados en la historia del Sudoeste.

Como el refugio está al lado de México, el lugar tiene una gran presencia de oficiales que patrullan la frontera. Aunque su presencia fracasa en disminuir el entusiasmo que muchos encuentran cuando visitan este sitioTreePond

“La cantidad de agua y la vida Silvestre aquí es algo muy especial”, mencionó Lohrengel. “Es un sitio verdaderamente único”.

Nicholas Cada es un periodista para Arizona Sonora News, un servicio de la escuela de periodismo con la Universidad de Arizona. Contáctese con el a su correo ncada@email.arizona.edu.

Para fotos de alta resolución, haga clic aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published.