Comunidades en Arizona luchan contra desiertos alimentarios

 

Crédito de la foto: Centro de Ajo para la Agricultura Sostenible
Crédito de la foto: Centro de Ajo para la Agricultura Sostenible

Imagina realizar un viaje de 100 millas cada vez que necesite productos frescos.  Más de 700,000 residentes de Arizona no tienen otra opción.

El condado más grande de Arizona, Maricopa, tiene 55 desiertos alimentarios y los residentes representan más de la mitad de la población de Arizona, según el Desierto Localizador de Alimentos que publicó el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Los desiertos alimentarios se clasifican como barrios de bajos ingresos y de poco poco acceso, que carecen de productos agrícolas frescos y económicos, de acuerdo con el USDA. Más de 23 millones de estadounidenses viven en desiertos alimentarios.

En la Encuesta de Población Actual del 2010, publicada por el USDA, mostró que uno de cada cinco habitantes de Arizona vivían en la pobreza, empatando Arizona con Nuevo México por el quinto porcentaje más alto de residentes que viven en la pobreza. Los desiertos alimentarios por lo general existen en las zonas rurales y en las comunidades de bajos ingresos.

Estas estadísticas se pueden ver en la ciudad del desierto alimentario de Ajo, en el Condado de Pima. Ajo tiene una población menor de  4.000, con una historia local de comestibles y está aproximadamente a100 millas de distancia de otros supermercados cercanos. La mayoría de todos los productos se envían a Ajo.

“Pero, ¿qué sucede cuando los precios de la gasolina y de transporte suben?”, Dijo Gayle Weyers, un jardinero de la comunidad. “Ajo podría simplemente desaparecer, podría morir”.

Con el fin de abordar el problema de la escasez de productos frescos, Fran Driver, directora ejecutiva del Centro de Salud Comunitario del Desierto Senita en Ajo y Nina Sajovec Altshul, directora del Centro de Ajo para la Agricultura Sostenible, promovió un jardín solidario. Los participantes cultivan alimentos a nivel local con la asociación de Ajo Regional de Alimentación que se formó hace cinco años para crear un sistema alimentario local y convertir a  Ajo de la categoría del desierto alimentario en un oasis de alimentos.

“Esta nueva asociación realmente ha aumentado el suministro de alimentos”, dijo Weyers.

Weyers ha estado viviendo en Ajo durante 12 años con su marido. Hace tres años, tanto ella como su esposo comenzaron un jardín de frutas y verduras. Recientemente, Weyers compró árboles frutales por el valor de $300.

Ajo se encuentra junto a la reserva de Tohono O’odham, cuyas tasas de diabetes tipo II se han disparado, de acuerdo con la Educación Indígena California, los nativo americanos de Tohono O’odham representan el 30 por ciento de la población de Ajo.

Desde que inició la asociación en el 2009, Ajo ha ampliado su superficie de jardín de 40.000 metros cuadrados. La alianza empezó con el cultivo de 100 libras de alimentos y ahora en el 2014 los jardines están creciendo más de 3.000 libras al año. Después de la alianza de cinco años, más de 50 familias participan ahora en la jardinería local, según el Banco Regional de Alimentos de Ajo.

Crédito de la foto: Centro de Ajo para la Agricultura Sostenible
Crédito de la foto: Centro de Ajo para la Agricultura Sostenible

Aunque Ajo tiene un supermercado local, Weyers y su esposo compran lo que pueden encontrar en el mercado y tratan de plantar todo lo demás.

“Yo personalmente puedo ver el aumento de los asistentes en el supermercado y puedo ver personalmente la cantidad de personas que se paran en nuestros jardines para hablar de los alimentos y cómo pueden empezar un jardín por su cuenta”, dijo Weyers.

La comunidad está tratando de conseguir un crecimiento mayor en sus jardines para mantener más puestos de trabajo y cultivar más plantas a nivel local. La comunidad recibió una subvención de $ 96,500 del USDA por dos años para mejorar la capacidad de crecimiento de alimentos para el mercado de los agricultores.

En la escuela primaria local de Ajo, un jardín se encuentra justo en el medio del patio de la escuela para la segunda parte del año del programa Edible Ajo Schoolyard, el cual ha pasado a formar parte del currículum escolar para todos los estudiantes que pasan un período de una hora en el jardín por semana. El proyecto tiene como objetivo enseñar a los estudiantes acerca de la deshierba, siembra, cosecha y comer productos agrícolas frescos. Además, los refrescos y dulces máquinas expendedoras de dulces se eliminaron de la escuela como parte del programa.

“Los niños son el futuro”, dijo Altshul. “Ese es nuestro objetivo”. Otra pueblo en Arizona que se enfrenta a la escasez de productos agrícolas frescos es San Manuel, parte del condado de Pinal, que está a más de 50 millas de distancia de Tucson y más de 100 millas de distancia de Phoenix.

A sólo 20 millas cuadradas, el pequeño pueblo de San Manuel tiene un pequeño supermercado que tiene  algunos productos frescos, pero tiende a ser muy caro o de baja calidad, dijo Joanna Diaz, directora de servicio de alimentos para el Distrito Escolar Unificado Mammoth San Manuel.

La mayoría de los residentes de San Manuel trabajan en los pueblos vecinos y dependen de otras ciudades para conseguir sus frutas y verduras frescas. Díaz quien nació y creció en San Manuel depende de su marido, que trabaja en Tucson para comprar productos agrícolas  frescos.

“Siempre hemos ido a Tucson para comprar alimentos, y eso ha sido desde que era una niña”, dijo Díaz. “Creo que las personas mayores de 70 años tienen más dificultades para hacer estos viajes o tienen hijos que hacen el viaje por ellos o  comen comida rápida”.

San Manuel tiene un mercado de agricultores en la ciudad, pero Díaz dijo que no ha visto ningún crecimiento en ellos en cuanto a la  mejor calidad y la cantidad de productos.

Hace unos cuatro años, uno de los supermercados locales de San Manuel cerró porque los residentes todavía se iban a pueblos vecinos para comprar sus comestibles. Ni la cantidad ni la calidad de los productos persuadieron a la gente a mantener los ingresos en su comunidad.

“Yo compraba allí porque quería ayudar al negocio y mantener los ingresos dentro de mi comunidad”, dijo Edith Harrison, directora retirada de servicios alimenticios para el Distrito Escolar Mammoth San Manuel. “Pero veía a mis amigos manejar a Tucson día tras día  para comprar sus comestibles y sí entiendo que esto era más económico pero este es el resultado de lo que sucedió por no hacer uso de los negocios que teníamos aquí”.

Era más económico para la gente seguir comprando sus productos agrícolas de Tucson cuando tenían que manejar al trabajo. Con el tiempo, el mercado se fue a la quiebra. La escuela local gasta $ 6.000 casi todos los meses en sólo productos agrícolas de Tucson que duran alrededor de un mes y medio.

“Los niños están dependiendo de la comida rápida porque quieren”, dijo Díaz. “Hay padres que trabajan todo el día y no quieren cocinar, así que compran todas las papas fritas y las hamburguesas”.

Proporcionar a una comunidad con productos orgánicos frescos primero tiene que empezar no sólo con la educación de los niños, sino la de los padres, dijo Harrison, quien ha estado viviendo en San Manuel durante 59 años.

“No se trata de la capacidad de obtener frutas y vegetales frescos, se trata de la incapacidad de las personas de buscarlos para sus hijos y conseguirlos”, dijo Harrison.  “No se lo darían a sus hijos si los vendieran aquí mismo en el pueblo porque yo no pienso que ellos crecieron con frutas y verduras”.

Harrison dijo que a los estudiantes se les debe enseñar desde muy chicos a comer verduras y frutas frescas con el fin de que el hábito perdure hasta su vida adulta.

“He visto a los estudiantes que vienen a la escuela y que no tocan las verduras”, dijo Harrison. “Apenas se las comen. No me importa cómo los preparamos o cómo los presentamos nunca se les alimentó cuando eran niños”.

Harrison cree que la solución número uno para salvar San Manuel es educar a los padres que les enseñen a sus hijos a una edad muy joven, la comida que quieren que crezcan comiendo.

“Por nuestro pueblo, creo que es necesario enseñarles a los padres que deben presentarles los productos frescos a sus bebés”, dijo Harrison. “No pueden decir a la edad de cinco años ‘A mi niña no le gusta eso’. Bueno, por supuesto que no, si no se le ha enseñado a comerlo”.

La necesidad de que las frutas y verduras es esencial para los niños, pero Harrison dijo que lamentablemente los niños de San Manuel no crecen con ese concepto.

“Su verdura era las papas fritas”, dijo Harrison. “Estoy aterrorizada de San Manuel”.

Harrison ha estado fuera del servicio de alimentos desde hace 10 años y en los últimos 10 años se ha registrado un aumento de la obesidad en los niños de San Manuel, dijo. Harrison se sorprende de la cantidad de personas que no pueden pagar el alquiler sin embargo todavía traen la comida chatarra a sus casas, dijo.

“Cada día tienes que poner un guisante verde en la boca de un bebé, tal vez no le guste la primera vez pero con el tiempo va a aprender que es bueno”, dijo Harrison.

La generación de mayores que viven en San Manuel  carece de frutas y verduras debido a la falta de capacidad para conducir a un pueblo aún más lejos para comprar productos orgánicos frescos.

“Usted tiene que comenzar con la educación, puedes tratarlo con los niños, pero donde realmente se tiene que empezar es con las madres de 20 años”, dijo Harrison. “Tienen que entender que los bebés necesitan alimentarse con algo más que los hot dogs y papas fritas. Ellos necesitan comer frutas pero no se puede esperar hasta su cumpleaños número 10 para darles a conocer estas cosas “.

Yara Askar es una reportera con Arizona Sonora News, un servicio de la escuela del periodismo en La Universidad de Arizona. Se puede contactar a Yara vía correo electrónico en yaskar@email.arizona.edu

Traducido por Andrea Castillo / Editado por Mariah Chloe Swickard

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.