Arizona se podría convertir en la tierra sin peces

La Cuenca del Río Verde, ubicada en el condado de Maricopa, se preocupa por la disminución de peces debido al clima extremamente caliente y el uso excesivo de agua por parte de los humanos.
La Cuenca del Río Verde, ubicada en el condado de Maricopa, se preocupa por la disminución de peces debido al clima extremamente caliente y el uso excesivo de agua por parte de los humanos.

Podría ser el momento en que los Arizonenses tengan que reconsiderar su uso del agua, ya que puede disminuir el suministro de peces en Arizona.

Un estudio reciente sugiere que especies de peces nativas en cuencas de Arizona podrían perder partes importantes de su hábitat para el año 2050 mientras que la superficie de agua flotante se drena por los efectos del cambio climático.

Cuanto más buscamos, más nos encontramos con un mega-sequía “, dijo Jonathan Overpeck, co-director del Instituto del Medio Ambiente en Tucson. “Desde la perspectiva del pasado, sabemos que han ocurrido las sequías de más de 20 años, por lo tanto existe la posibilidad de que ocurran en el futuro.”

La mayoría de los peces que se encuentran en la cuenca del Río Verde ya han estado en peligro de extinción o amenazadas por la sequía. Estas especies incluyen el leucisco manchado, gila robusta y el matalote del desierto. Su supervivencia se basa principalmente en las diferentes nutrientes y recursos que se encuentran en las cuencas.

Un componente clave de estas corrientes es la conexión hidrológica – que permite la dispersión de los peces en las cuencas de los ríos fuera de su área de distribución, lo que permite a los peces hacer uso de toda la cuenca, según sea necesario para comer, desovar y la cría, dijo Catherine Pringle, profesora del Instituto de Ecología.

A mediados del siglo 21, los investigadores descubrieron que la red de las cuencas experimentará un incremento del 17 por ciento en la frecuencia de eventos de sequia en las corrientes de agua y un aumento del 27 por ciento en la frecuencia de los días sin algún flujo de agua.

Kristin Jaeger es una profesora de la Universidad Estatal de Ohio y la investigadora principal del estudio sobre el suministro de peces en Arizona. Foto cortesía de la Universidad del Estado de Ohio.
Kristin Jaeger es una profesora de la Universidad Estatal de Ohio y la investigadora principal del estudio sobre el suministro de peces en Arizona. Foto cortesía de la Universidad del Estado de Ohio.

“Tenemos porciones del canal que se va a secar con más frecuencia y durante períodos más largos de tiempo”, dijo el autor principal de estudio Kristin Jaeger, profesora asistente en la Escuela de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Universidad del Estado de Ohio. “Como resultado, la red se fragmentará, contratándose en piscinas aisladas, y separadas”.

Si los peces pueden fluir libremente por toda la cuenca, los peces pueden hacer uso de los recursos disponibles. Pero si los sistemas se secan o se convierten en piscinas pequeñas, los peces se ven forzados a estar en zonas concurridas y la falta de recursos, dijo Jaeger.

Los investigadores utilizaron un modelo de escorrentía de la lluvia para llevar a cabo esta predicción, la Herramienta de Evaluación de la Tierra y el Agua (Soil and Water Assessment Tool SWAT, por sus siglas en inglés), la cual incorpora el estudio de la elevación de la cuenca, el terreno, el suelo, el uso del suelo, la cobertura de la vegetación, y los datos climáticos actuales y futuros, incluyendo la precipitación y la temperatura.

Al poner junto los datos de la SWAT, Jaeger descubrió que las porciones que fluyen en el sistema disminuirían entre ocho y 20 por ciento en la primavera y principios del verano, lo cual produce canales más largos que se sequen con más frecuencia y durante períodos más largos de tiempo. Estos cambios reducirán el hábitat que tienen los peces y los obligan a viajar distancias más largas para obtener recursos una vez que los canales se rehumedezcan.

Los peces ya sufren de una gran cantidad de tensión debido a la extracción de aguas superficiales y subterráneas para riego y agua potable, dijo Jaeger. El sistema en general ya está puesto en peligro de extinción debido a las temperaturas extremas de sequía del sudoeste.

De las 36 especies de peces nativos de Arizona de 1988, 21 están clasificadas como amenazadas o en peligro de extinción. El setenta por ciento de los peces nativos de Arizona se han puesto en la Vida Silvestre del Interés Especial (Wildlife of Special Concern) y más del 50 por ciento están protegidas federalmente como en peligro de extinción o amenazadas. La mayor parte de los ríos y arroyos más pequeños de Arizona ahora están secos, excepto durante períodos de fuertes lluvias, dijeron las autoridades del Departamento de Pesca y Juego de Arizona (Arizona Game and Fish Department).

“Estos peces son eslabones importantes en la rueda de este ecosistema aún más grande “, dijo Jaeger. “La pérdida de especies endémicas es un gran problema en sí mismo, y las especies nativas evaluadas en este estudio en particular se han evolucionado a esta cuenca. En esta red acuática que actualmente apoya un nivel relativamente alto de la biodiversidad, el conjunto de especies endémicas de peces están llenando diferentes nichos en el ecosistema, lo cual permite que el sistema sea más resistente a las perturbaciones como la sequía”.

“Si las especies están al borde de la extinción, entonces lo que apoyan al ecosistema se perdería y potencialmente muy difícil de reemplazar”.

Casey Woollard es una reportera de Arizona Sonora News. Un servicio de la escuela de periodismo de la Universidad de Arizona. Contáctela vía email a caseyawoollard@email.arizona.edu

Traducido por Andrea Castillo / Editado por Mariah Chloe Swickard

Leave a Reply

Your email address will not be published.